¿Cómo beneficiarse de las fundaciones panameñas?

¿Cómo beneficiarse de las fundaciones panameñas?

Las Fundaciones de Interés Privado de Panamá son discretas, asequibles y flexibles lo que les convierte en una buena herramienta de planificación en el ámbito de la gestión del patrimonio personal. Esta forma jurídica existe desde 1995 y es una copia de las fundaciones de Liechtenstein, las pioneras. El Principado contempla, desde hace mucho tiempo, la creación de las Stiftung (fundación sin ánimo de lucro) que han sido copiadas por varias jurisdicciones, entre ellas, Panamá. 

Poco a poco, la forma jurídica de las fundaciones está conquistando el mundo y se ofrece como alternativa a los fideicomisos, más propios del derecho anglosajón.

Una fundación es la mejor solución si está buscando la discreción. Por ejemplo, se puede usar como la entidad titular de las acciones de su sociedad offshore. De esta forma la protección y la confidencialidad de sus activos estará perfectamente asegurada. En otras palabras se puede utilizar como un mecanismo para mantener nuestra participación anónima dentro de una empresa. Constituye una alternativa a las acciones al portador que se han suprimido en algunos países.

Además de todo lo anterior, en una fundación subyacen un sinfín de causas nobles en las que puede trabajar. Su creación puede servir para administrar los activos con fines científicos, filantrópicos, educativos o humanitarios. Una vez constituida se pueden transferir el capital necesario para apoyar financieramente este tipo de causas benéficas. Básicamente una Fundación de Interés Privado panameña no puede llevar a cabo ningún tipo de actividad comercial lo que no impide que pueda ser accionista de una empresa comercial.

Cada fundación panameña deberá poseer un Fundador (puede ser tanto una persona física como jurídica) que establece las fundación mediante el registro de la carta fundacional en el Registro Público de Panamá. El capital mínimo para crearla deberá ascender a 10.000 euros y dependiendo de las necesidades del fundador siempre podrá acudir a los servicios de un despacho de abogados especializado como Foster Swiss para proveerle de servicios nominales profesionales.

Sin embargo, el fundador no poseerá ningún tipo de control sobre esta organización, como tal, si en el momento de su constitución no designa un Consejo (el órgano encargado de dirigir la fundación, similar al consejo de administración de una empresa). Posee dos funciones:

  1. Llevar a cabo los objetivos de la fundación
  2. Gestionar y administrar los bienes de acuerdo a sus estatutos y reglamentos.

Deberá estar constituido por no menos de tres miembros en el caso de personas físicas o de uno en el caso de personas jurídicas. Con frecuencia se recurre también a un despacho especializado para solicitar los servicios nominales con respecto a los miembros del consejo y, de esta forma, salvaguardar la discreción y la privacidad de los inversores.

Para más información contacte con nosotros y un profesional le podrá ofrecer el mejor asesoramiento personalizado para su caso.

About Author

Related posts

Residencia fiscal en Panamá

Estamos viendo un creciente número de emprendedores en negocios online o en Internet, como desarrolladores de software y aplicaciones para plataformas móviles o simplemente personas que trabajan desde sus portátiles y siguen moviéndose por el mundo haciendo negocios o bien personas jubiladas que están buscando una solución en para...

Read More

Give a Reply